jueves, 13 de mayo de 2010

Hoy los niños no preguntan a sus padres por qué son del atleti

Llevo tiempo queriendo retomar el blog y no encontraba el momento. Trabajos y la flojera que les acompaña en mi tiempo libre hacían imposible que ni abriera el blog. Pero ya no podía pasar más tiempo sin escribir. Porque, ¿qué mejor fecha que hoy?
El Atlético de Madrid, club con aires de grandeza pero con un palmarés escaso en comparación con los equipos con los que se suele medir (a menos que contemos las finales, que subcampeonatos tiene unos cuantos más), se ha alzado ganador de la primera Europa League de la historia, su segundo título europeo en sus 107 años de vida. Y fue con sus señas de identidad acompañándole: una agonía incesante para sus aficionados, que desde el inicio del partido no sabíamos quién de los dos iba a ganar, y que veíamos a los delanteros del Atleti asediar la portería contraria pero no perforarla (y todo aficionado del Atleti sabe lo que suele pasar en esos casos...). Vibrando con cada oportunidad, estremecidos con cada subida del Fulham, pasó lo que Ribagorda predijo cuando le llamaron del Carrusel de la SER: "Ganaremos, pero sufriendo, que es el sello de identidad del Atleti."
Pero, la verdad, no sé si es mejor una victoria cuatro a cero que ese dos a uno. Claro que para la salud cardiovascular y mental es bastante mejor un resultado holgado (o al menos no llegar a la prórroga), pero de esta manera, el resultado sabe a una lucha ardua por la victoria. A humildad y coraje con los grandes destellos de calidad que el Kun y Jurado dejaban vislumbrar y con el acierto arriba de Forlán y abajo de Domínguez y De Gea. Y el rival no es ningún "mindundi": es el dignísimo Fulham, que a pesar de ser inferior individualmente supo manejar con gran maestría el partido y poner contra las cuerdas al Atlético.
Así que hoy los niños no preguntarán a sus padres por qué son del Atleti. Estarán demasiado ocupados en el colegio con sus camisetas del Atleti, luciéndolas ante sus compañeros del Madrid o del Barça que hoy no son los ganadores. Pero aún así, recuerdo una parte del Himno del Atlético: "Yo me voy al Manzanares, al estadio Vicente Calderón, donde acuden a millares, los que gustan del fútbol de emoción".